… Café con Sexo…

… Sorbo de café; suspiro grande, echo la cabeza atrás en signo de reflexión, haciendo acopio de toda la inspiración acumulada, queriendo salir a gritos y… uno, dos tres, cuatro… comienza el desfile de letras: Démosle la bienvenida con un buen sorbo de café al sexo que hoy nos acompaña… ¡Bienvenidos a todos los corazones inquietos, los invito a degustar “De Café con Sexo”!

Celos

I Parte – Introducción

Dentro de todos los demonios y fantasmas que puede llegar a tener una relación amorosa uno de los más temidos; es el de los celos; es cierto tienen una capacidad destructiva impresionante, nos orillan a sacar lo mejor de lo peor que alberga en nosotros, conduciéndonos a las acciones y reacciones más nauseabundas, cegados por el miedo a no perder a quien amamos, celamos y permitimos ser celados.

Esta emoción atroz puede derivar o nacer del temor que nos invade al sentir que estamos propensos a la perdida de la pareja, misma que provoca una turbación del ánimo,  que puede llegar a obsesionarnos e inclusive atormentarnos, convirtiendo el amor en posesión. Generando todo tipo de sentimientos negativos, como la frustración, el rechazo, la sensación de amar y no ser correspondido. Mismo que puede derivar en una patología si llegan a ser incontrolables.


Hay personas que consideran los celos como un acto de importancia, o el reflejo del interés que se nos tiene, e inclusive pueden llegar a ser halagadores. Para que se manifiesten debe existir un rival, cierto o imaginario, a partir del cual se genera una comparación, una competencia y un miedo a que seamos sustituidos porque no se está a la altura.

Hacemos de los celos un mecanismo de control, no importando si hay razones objetivas que nos hagan sentirlos, conduciéndonos a actitudes desconfiadas, a ser exigentes y a tratar de dominar cualquier situación por absurda que parezca. Suelen estar ausentes de reciprocidad, no dando lugar al “pido lo que ofrezco”, logrando todo lo contrario a lo que se busca; alejando a la parte subyugada, haciéndole sentir asfixia, presión hasta el punto de llevarla a culminar la relación. *El celoso (a) no vive ni deja vivir y nunca está totalmente satisfecho porque la inseguridad y el fantasma de la traición le embargan.

Se vuelve un estira y afloja, una vez más ese ¡qué tanto te domino y qué tanto te dejas dominar! Muchas veces, con tal de no tener problemas, o tener que dar explicaciones, dejamos de lado ese derecho que tenemos a la privacidad, permitimos que nuestra autoestima se vea mermada, nos moldeamos al extremo de llegar a alterar nuestra forma de ser con tal de “llenar o satisfacer” las expectativas del otro, y nos condenamos, poniéndonos la soga al cuello.


Este cuadro tan dramático no se da de la noche a la mañana, para llegar a este extremo se necesitan dos, el que ejecuta y el que permite. Ahora bien; hay personas celosas, cuyos impulsos son controlados y con una buena comunicación de pareja pueden llegar a ser llevaderos, pues nadie está del todo exento a sentirlos; como también los hay “celópatas” (quienes sufren de celos patológicos, es decir son incapaces de controlarse) ¿Cómo diferenciarlos? ¿Cómo saber hasta qué punto los celos pueden ser tan solo un pequeño fantasma que se apacigua con amor, o pueden  destruirte por completo?

Recordemos Querido Lector que el celo es un monstruo que al no ser detenido, crece.

Wendy Zavala.

Acerca de StephyZa

Escribir me obliga a confrontarme, es en donde el campo de batalla es una hoja y por espada llevo una pluma... Leer me trasporta a mundos diversos

4 comentarios el “Celos

  1. Damián "Lobo Gris" Fraustro
    noviembre 25, 2009

    Los celos son una enfermedad, como el alcoholísmo o la adicción al trabajo. Y, al final de la historia, son una desición. No podemos controlar lo que nos sucede, ni las emociones que nos desencadena. Pero sí podemos controlar nuestras reacciones ante esas cosas. O decidir que esas reacciones nos controlen a nosotros.

    Y la principal justificación de los celosos suele ser la falacia de “te celo porque te quiero”. Los celos son completamente independientes del amor. Y, de hecho, son incompatibles con el amor sano y verdadero (que se basa en el respeto y la confianza).

    Me gusta

  2. Viajero
    noviembre 25, 2009

    Estimada Redactora y Canino:

    Apunto a lo que aparentemente va a ser un debate.

    Los celos son para quien los siente, no para quien se atreve o cree poderlos definir con momentos de lucides ajena a lo que el o la sujeto en cuestión esta pasando, aún asi iré en contra de esto y opinaré.

    Si el canino dice que es una enfermedad, digame entonces la inseguridad, la envidia, la deshonestidad y demas conceptos son asi mismo enfermedades?

    Lo pregunto porque muy a menudo y no limitativamente los celos son desencadenados por sentimientos de este tipo, si el o la sujeto en cuestión tiene un nivel de autoestima bajo es muy propenso a sentirlos, por el contrario, si es una persona muy segura de si misma no los siente, esto es cierto desde la perspectiva de “Yo estoy seguro de lo que he demostrado hacia ti de lo que soy y puedo hacer, si no te basta eres libre de buscar algo mejor”.

    Los celos laborales se dan por la envidia que surge de ver que alguien es mejor o mas capaz para realizar actividades dentro de la organización y es cuando se protege CELOSAMENTE el puesto desempeñado.

    Creo que es tambien muy justo saber el orígen de los celos, si la pareja que se tiene recibe llamadas extrañas, recados escritos, flores, invitaciones y ahora en la actualidad son mensajes de texto en el celular, llamadas perdidas, correos electrónicos y demas convivencia cybernética con otra persona distinta a su pareja formal, conducen a la irremediable generación de esos sentimientos nongratos llamados celos, que si somos realmente objetivos, lo que se palpa no son solo celos, es tambien un enojo creciente por saberse engañado, aqui es donde la delgada línea que divide a los celos con sentirse engañado se puede perder y peor aún confundir.

    Si mis queridos Canino y Redactora, no creo que sea completa su aceveración al respecto, tampoco pretendo que se haga un estudio científico y completo de este asunto, solo reflexiones cotidianas como en las que ustedes se basan para dar su opinión, asi mismo la hago yo.

    Sigo viajando……

    Me gusta

  3. Damián "Lobo Gris" Fraustro
    noviembre 27, 2009

    Vuelvo a redactarlo.

    Los celos son una enfermedad – cuando controlan tu vida, te impiden pensar clara y objetivamente, y comienzan a interferir con tu vida y tus actividades.

    Sentir las cosas es normal. Dejar que esos impulsos te controlen y te hagan hacer tontería y media no lo es. Y si, la envidia, la inseguridad, la deshonestidad, la territorialidad, el egoísmo… Todos ellos pueden llegar a ser enfermizos y destructivos. Cuando uno depende de una emoción (o situación, o persona, o cosa), uno pierde el control de si mismo. Y eso es una enfermedad.

    Y una cosa es la desconfianza y otra muy diferente son los celos.

    Si la persona quiere estar conmigo, lo estará. Punto. Si no quiere estar, así la cele, la controle y la presione, seguirá mandando mensajitos, viéndose con “amigos” y todo lo que quieras. ¿De qué sirven los celos? Definitivamente no para que no me engañen. Muchas veces es lo contrario.

    Me gusta

  4. ingrid
    abril 2, 2011

    pobre gente enferma………..x las dos partes creo q la victima tanto como el victimario estan igual.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 24, 2009 por en ¿Amor o falta de amor?, D' Cafe y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 71 seguidores más

on twitter

A %d blogueros les gusta esto: