… Café con Sexo…

… Sorbo de café; suspiro grande, echo la cabeza atrás en signo de reflexión, haciendo acopio de toda la inspiración acumulada, queriendo salir a gritos y… uno, dos tres, cuatro… comienza el desfile de letras: Démosle la bienvenida con un buen sorbo de café al sexo que hoy nos acompaña… ¡Bienvenidos a todos los corazones inquietos, los invito a degustar “De Café con Sexo”!

Incertidumbre…

Cruel agonía…

Apenas comenzamos a sentir las mariposas en el estómago, vamos por la calle con la sensación de estar flotando asegurando que nos sentimos más livianos, con más vida… cuando sin reparo alguno nos ataca el fantasma de la incertidumbre, las dudas y los temores se hacen presentes, la autoestima se pone cabizbaja y nos invade el pánico; nos volvemos presas de la vulnerabilidad.


De pronto nos vemos frente un espejo de la realidad que no habíamos notado y al reflejarnos en él; vemos ese miedo; a renacer en alguien más, a ceder y entregar ese corazón quizá abatido y dolido, surge ese ¿seré capaz de llenar a mi pareja, y a su vez, será capaz de llenarme a mí? ¿Se estará entregando en la misma medida que yo? ¡¡¡Oh no!!! ¿Estará pasando por lo que yo paso, sus temores ya habrán salido a flote; eso me beneficia o me perjudica?

Es esa extraña sensación de estar a la expectativa ante la sola idea de no saber qué pasará, qué nos depara, si nos hallamos en el camino adecuado, si hasta el momento hemos actuado bien o mal; la que nos lleva a alimentar no solo la pesada incertidumbre; también es darle vuelo a la mente en un sentido poco ortodoxo, que tan sólo nos encaminará a un campo minado, a una batalla uno a uno, con nuestro yo negro.

El naufragar en los brazos de ese otro alguien, sin estar del todo seguro (a), que nos hace sentir propensos al dolor y al amor mismo, es como si prácticamente camináramos con los ojos vendados esperando a que esa personita nos guie con cuidado; básicamente deseando que se sienta igual, seguro (a), listo (a), completo (a) estando a nuestro lado.

Así de cruel es la incertidumbre de un nuevo comenzar, llevándonos a un estado propenso, convirtiendo las mariposas en agruras… y la sensación de ligereza en lo opuesto, en esa pesadez que nos impide continuar.

¿Cómo lidiar con esos demonios que nos carcomen por dentro?, no hay recetas como tal; el temor nace cuando lo que tenemos nos gusta o llena tanto, que creemos que en cualquier momento alguien más puede verlo y quitárnoslo, o nos sentimos incapaces de poder mantener al ser amado a nuestro lado, basados en un idealismo y en la falta de seguridad propia; lo que estamos haciendo es pensar a futuro pasando por alto el presente, dando por sentado que perder a nuestro compañero será un hecho casi seguro. La victoria sobre nuestras inquietudes está escrita en un cambio de actitud; es una vez más cambiar el enfoque erróneo al que estamos acostumbrados; veamos la otra cara de la moneda; en vez de pensar en cuánto va a doler, pensemos en cuán felices nos va a hacer esta nueva experiencia, en cuanto podemos aprender; en la huella que dejaremos y que seguramente dejarán en nosotros; romper con las cadenas del silencio y hablar de aquello que nos taladra la mente es un buen paso a seguir… Recuerda Querido Lector: “el miedo nunca como freno, siempre como motor*”

Wendy Zavala

 

 

*Cito esta frase en honor al caballero de la media armadura!!

Acerca de StephyZa

Escribir me obliga a confrontarme, es en donde el campo de batalla es una hoja y por espada llevo una pluma... Leer me trasporta a mundos diversos

5 comentarios el “Incertidumbre…

  1. El El Caballero de Media Armadura
    noviembre 18, 2009

    Querida Redactora:

    “Las palabras no son mías por salir de mi boca, son del universo neuronal, es el significado y su profundidad al externarlas lo que hace que usted pueda sentir lo que yo sin llegar a una totalidad que solo quien lo tiene en su interior posée.”

    El caballero de Media Armadura

    Me gusta

  2. tito y vale
    abril 15, 2010

    QUE MIEDO UUUUUUUUUUUU…………..
    ADIOS E APRENDIDO A ODIARTE JAIR

    Me gusta

  3. Yoshy
    junio 9, 2010

    por miedo no queria amar, ahora lo haré.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 71 seguidores más

on twitter

A %d blogueros les gusta esto: