… Café con Sexo…

… Sorbo de café; suspiro grande, echo la cabeza atrás en signo de reflexión, haciendo acopio de toda la inspiración acumulada, queriendo salir a gritos y… uno, dos tres, cuatro… comienza el desfile de letras: Démosle la bienvenida con un buen sorbo de café al sexo que hoy nos acompaña… ¡Bienvenidos a todos los corazones inquietos, los invito a degustar “De Café con Sexo”!

Amor y Propiedad

¡Querido Lector! Divagando entre cigarrillos y café… cito a Charles Baudelaire:

El amor puede derivar de un sentimiento generoso: el gu sto por la prostitución; pero bien pronto lo corrompe el gusto por la propiedad. El amor quiere salir de si, confundirse con su víctima, como el vencedor con el vencido, y sin embargo quiere conservar privilegios de conquistador.

figura-para-tarta-novio-encadenado

 

Amor y propiedad son una combinación peligrosa que al parecer hoy en día forman parte de nuestra cotidianidad, estamos tan acostumbrados a decir “mía o mío”, que de a poco vamos mimetizando ambos términos haciéndolos uno, dando por hecho que una relación al paso del tiempo, conforme se “solidifica y madura” va de la mano con la perdida de la intimidad, la autenticidad; pareciera que la suma de dos resultara menos uno. Lo inquietante de esta situación es ¿quién de los dos está dispuesto a restarse, a ceder?

Lamentablemente en las relaciones amorosas entramos en un conflicto entre libertades y luchas absurdas de poder, pareciera que nuestra pareja se vuelve nuestro contrincante número uno y que esto derive en subyugar al “ser amado” hasta que uno de los dos finalmente se rinda y acepte que las cosas se harán de acuerdo a lo que el otro decida. Un enfrentamiento en el que se busca dominar antes de ser dominado.

Charles Baudelaire le da un enfoque bastante atinado:

“Aun cuando los dos amantes estuvieran muy enamorados y muy llenos de deseos recíprocos, uno de los dos estará siempre más tranquilo, o menos poseído que el otro. Ése, o ésa, es el operador o el verdugo; el otro es el sujeto, la víctima.”

¡Espantoso juego en el que es necesario que uno de los jugadores pierda el gobierno de si mismo!

corao-presoBajo este enfoque el amor carece de todos los matices rosas, esos “clichés” y se vuelve un campo de batalla consensuado, mal o bien, en el afán de no quedarnos solos, aceptamos el combate. Colocándonos en una postura ambivalente ya que una de las categorías humanas fundamentales es la libertad, lo que nos hace personas es nuestra capacidad y necesidad para construirnos a nosotros mismos en función de nuestros proyectos; por otro lado el hombre a su vez necesita de otro para su propia realización y para el reconocimiento de sí mismo; no es posible una vida humana solitaria. La interrogante es ahora ¿Es posible tratar al otro como un ser que tiene sus propios proyectos, como un ser libre?

¿Seremos capaces de romper con los paradigmas, dejar de intentar esclavizar al otro? La esencia de las relaciones interpersonales no debe ser el conflicto, cuyo objetivo final sea volver a la pareja una posesión más; las cosas no tienen subjetividad, ni voluntad, ni metas, ni están abiertas al futuro, las personas sí.

El amor libre no significa libertinaje, el compromiso no es una cadena hecha para coartar las metas de otro ser humano, tampoco implica cambiar a la persona para que cuadre con nuestra forma de ser, amputando el pensar, actuar o vivir; esto sólo nos llevará a un puerto llamado frustración, amargura, a la pérdida del amor propio y más tarde al exterminio de las razones por las cuales pudimos habernos enamorado de la persona dando como resultado el término del vínculo amoroso.

La tarea de hacer realidad que la suma de dos en vez de ser “menos uno” sea dos enteros complementándose, amándose tal cual son, dándose la oportunidad de conocer a la persona en todo su esplendor; radicará en la perspectiva que se tenga de cómo se construye una relación, basándola en tres ingredientes básicos que no deben faltar: amor, respeto y confianza. La unión no significa uno, sino “unidos”, porque se habla de dos independientes juntos.

El amor busca la defensa de nuestros valores, que el hombre se forme como tal, no como un títere, manejado por otro, sino que sea libre, que tenga dignidad, que se sepa valorar; una relación se considera “sana” cuando es constructiva para la personalidad, para lo cual es indispensable tener una buena autoestima.

Las emociones asociadas al amor pueden ser extremadamente poderosas, no usemos ese poder en contra de quien nos ama, al hacerlo invariablemente estaremos actuando en nuestra contra. No dejemos de ser, para ser.

Wendy Zavala


Acerca de StephyZa

Escribir me obliga a confrontarme, es en donde el campo de batalla es una hoja y por espada llevo una pluma... Leer me trasporta a mundos diversos

2 comentarios el “Amor y Propiedad

  1. Viajero
    noviembre 17, 2009

    Viajando…

    Asi solo puedo justificar y soportar mi argumento que a continuación quiero compartirle a usted que me lee y posiblemente aún no le ha importado nada.

    Si bien es cierto que las relaciones humanas de pareja son lo mas cotidiano y muy elocuentemente detallado por usted Srta Zavala asi como citado del Sr. Baudelaire, me es imperativo ensuciarles su luz con estas reflexiones:

    A la hora de empezar una relación se tiene la honestidad consigo mismo de decir que se esta realmente listo para iniciar una nueva relación amorosa con todo lo que implica?, Ok se puede argumentar que nunca se esta listo, sin embargo y a favor mío prosigo con esto.

    El inicio de una relación converge en un maravilloso juego de no saber quien es la otra persona pero se intuye, la adictiva curiosidad del ser nos lleva a hacer cosas que despues se pueden malinterpretar por la contraparte y en ves de aportar a un posible idilio amoroso se convierte en un plan de guerra para la conquista del otro ser.

    Apunto ahora hacia otro lado, en que momento anímico se esta en el momento de conocer a alguien que puede ser el motivo de despertar feliz todos los días subsecuentes de nuestra vida?

    Esto a mi muy humilde parecer es lo que define el destino de la supuesta relación, si se empieza como bien cita usted con AMOR, RESPETO Y CONFIANZA, creo que es muy importante conocer el concepto de estos tres pilares de una relación afectiva complementaria y no limitativa del ser humano, a veces para lo que alguien es bueno, para otros es malo, para alguno otro sera sin importancia y para otro sera de vida o muerte.

    Tenga usted a bien conciderar este otro perfil del comportamiento humano.

    Quien en su sano o insano juicio ha dejado en manos de una persona la totalidad de su ser sin sentir el miedo a ser lastimado o herido como en el pasado le han hecho?

    Las reacciones a hechos que emolan a situaciones pasadas no hacen mas que ponerle mas peso al endeble barco que se puede hundir por no tener un rumbo definido y un buen capitan al mando, si se empieza una relación por empezar simplemente algo por no estar solo creo que todos podemos concordar que solo es el principio del fin, sin embargo quienes empiezan a navegar con capitan llamado cordura, con la ayuda de velas empujadas por el viento llamado amor a si mismo y con el rumbo perfectamente definido hacia una relación honesta y duradera creame que lo que citan el señor Baudelaire y usted puede ser minimizado en gran medida.

    Pero que son estas reflexiones?? solo los resultados de navegar con rumbo definido, con el viento a favor, con las ganas de un niño pero con un capitan con corazón mal herido.

    Asi pues, agradezco su tiempo si lo leyó, si no, aún asi se lo agradezco.

    Un viajero

    Me gusta

  2. Damián "Lobo Gris" Fraustro
    noviembre 18, 2009

    En todo tipo de relación, las guerras de poder y la posesividad dañan la relación. Así de simple.

    Cuando en la relación uno pierde, los dos pierden. Siempre. A la larga y en la práctica. No hay justificación posible. Lo más sano (y agradable) es entender, precisamente, que el amor no es una guerra, una conquista. No se trata de derrotar, dominar, coartar.

    No debe ser un “Yo contra ti, a ver quién vale más.” Es un “Tú y yo contra el mundo, para valer mucho más.”

    Y, en contra de ese gran y vacío argumento de las personas posesivas, celosas, controladoras… El ceder o dejarse controlar, o “celar” o querer dominar, NO significa que haya siquiera amor, ni lo demuestra ni lo justifica ni lo promueve.

    Al menos no un amor sano, fuerte, real, no-egoísta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 15, 2009 por en D' Cafe y etiquetada con , , , , .

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 71 seguidores más

on twitter

A %d blogueros les gusta esto: